Para muchos propietarios de alojamientos turísticos, tener una propiedad lejos de su residencia habitual es algo impensable y que difícilmente podrán llevar a buen puerto. Así que finalmente optan por: el alquiler tradicional, la venta o el abandono del inmueble por los gastos que supone.

Ocuparse de un alojamiento turístico requiere de paciencia y sobre todo de tiempo. Es cierto que algunas actividades se pueden controlar de forma remota, como es lógico otras, como la limpieza o colada, no.

Existe la posibilidad de instalar una puerta de apertura remota en nuestra vivienda. Es sencillo, cuando el inquilino toca al timbre, nos llegará una notificación al móvil. Nosotros mediante una cámara podremos ver quien es y realizar la apertura de la puerta.

Otra opción es instalar una puerta o cajetín mediante código. Al inquilino le entregas ese código y, o bien desbloquea la puerta de entrada, o desbloquea una pequeña caja que se sitúa en el exterior, en la que se encuentran las llaves. Esta última opción es la misma que suelen utilizar habitualmente en algunos negocios o bares cuando son varios los empleados para así tener más controladas las llaves en caso de perdida.

No obstante, el gran, problema viene ahora, con el tema colada y limpieza. Lógicamente si vives en Madrid por ejemplo y tienes un alojamiento turístico en Valencia, no te vas a recorrer 400 kilómetros para realizar dichas tareas ¿Verdad? Lógicamente la mejor solución sería recurrir a un gestor de alojamientos turísticos como nosotros.

De nuevo existen varias opciones si te has decidido en trabajar con nosotros, las cuales se adaptan a tus necesidades por completo. En primer lugar, puedes contratar cualquier de forma independiente. Es decir, puedes comprar, por ejemplo, tu servicio de limpieza. Tan sólo te pedirá algunos datos básicos como en cualquier compra por internet (dirección, datos personales, número de tarjeta para el pago…). El abono se hace al instante y a nosotros nos llega la notificación de inmediato para confirmarte vía WhatsApp o por Email que lo hemos recibido correctamente.

La otra opción es la de la gestión remota. O bien acordamos un porcentaje de comisión del 20-30% por día de estancia o, acordamos una renta fija. ¿Y qué es la renta fija? Acordamos una renta por día. Te pagamos esa renta cada vez que haya una reserva y nosotros nos encargamos de todo sin que tú tengas que hacerte cargo de nada. Recibes el ingreso fijo en tu cuenta bancaria y listo.

Te lo explicamos con un ejemplo.

Pago con tarifa fija:

  • Precio por estancia = 40,00€ /noche

  • Precio por limpieza = 18,00€

  • ¿Cuánto paga el inquilino? = 58,00€

  • Tu gasto = 0,00€

  • Tu beneficio = 40,00€

Pago con comisión:

  • Precio por estancia = 40,00€ /noche

  • Precio por limpieza = 30% de comisión

  • ¿Cuánto paga el inquilino? = 40,00€

  • Tu gasto = 12,00€

  • Tu beneficio = 28,00€

Pago con renta fija:

  • Precio por estancia = 40,00€ /noche

  • Precio por limpieza = 18,00€

  • ¿Cuánto paga el inquilino? = 58,00€

  • Tu gasto = 0,00€

  • Tu beneficio = 40,00€

Cómo digo siempre es aconsejable recurrir a profesionales que realmente valoran la importancia que tiene para ti o para vosotros esa vivienda y sobre todo el valor que tiene ofrecer una calidad óptima a tus inquilinos. Una valoración en este mundo vale mucho por eso nos centramos en ofrecer la máxima calidad a través de un medido plan de marketing de experiencias. Para que todo sea PERFECTO.

¡Háblanos! Mándanos un WhatsApp al 606846789. Estaremos encantados de hablar contigo 😉

Solicita presupuesto gratis
¿Tienes un cupón?