¿Limpiar el baño en 15 minutos? Consejos para hogares y alquileres vacacionales

Pues no, no es ningún titular sensacionalista. Si, es posible limpiar nuestros baños en 15 minutos. Recuerda que con esta técnica es necesario un poco de concentración y algo eso sí, de persistencia en lo que emprendemos.

Estas claves y trucos se pueden aplicar tanto a nuestros hogares particulares, como si realizamos nosotros mismos la limpieza de nuestros alquileres vacacionales. No obstante, en este enlace te dejamos una serie de tips de porque debes subcontratar la limpieza y otros servicios a profesionales del sector.

Es muy importante que durante este tiempo te dediques exclusivamente a lo que vas a realizar, es decir, nada de Facebook, Whatsapp ni ninguna otra red social. Sino te en cuenta que esos quince minutos, se acabarán convirtiendo en 30 o 40. De ahí la importancia de subcontratar la limpieza de nuestro alquiler vacacional, especialmente si la llegada del siguiente huésped es inmediata; el estrés no es nada bueno y puede que nos quede alguna zona sin que hayamos revisado.

Comenzamos con el WC. Echamos limpiador neutro con lejía o similar por el interior, tanto en los bordes por donde desagua la cisterna. Si, esos que siempre se llenan restos de suciedad; como por el resto del WC. Frotamos con la escobilla y dejamos actuar durante varios minutos. Mientras continuamos con la siguiente parte.

Continuamos con la bañera o el plato de ducha, para lo que vamos a utilizar de nuevo el limpiar neutro con lejía. Limpiamos con una bayeta de microfibra que atrapa mejor los restos de polvo en aquellas zonas donde los haya. Utilizamos antical para la mampara y la grifería. OJO, si la mampara no tiene cal, basta con utilizar limpia cristales.

Seguimos con el lavamanos y el bidé. La técnica es exactamente igual que con la bañera: limpiador neutro con lejía y algo de antical si es necesario.

Por último, repasamos las superficies: armarios, encimeras… para lo que vamos a utilizar una simple bayeta de microfibra. Son zonas en las que se acumula especialmente el polvo en las zonas más escondidas.

¿Suelos? Es lo último. Pero es tan sencillo como repasarlo con nuestra aspiradora. Un poquito de ambientador para que quede todo perfecto y LISTO. Detenemos el cronómetro sobre los 15 minutos. Seguro que durante este tiempo nos ha dado tiempo de sobra para limpiar nuestro baño ¿verdad? Es una actividad que podemos repetir habitualmente cada semana o cada quince días en nuestros hogares o con cada salida en nuestros alquileres vacacionales ¿te animas?